Situación de víctimas, comunidades y personas defensoras es sumamente preocupante: Misión de Observación

Situación de víctimas, comunidades y personas defensoras es sumamente preocupante: Misión de Observación

  • Inaceptable la normalización de la presencia militar así como el desplazamiento forzado en distintos municipios del estado de Guerrero.
  • Personas y organizaciones defensoras de derechos humanos realizan un trabajo fundamental con las personas en el territorio que es reconocido y acompañado por diversas instancias nacionales e internacionales.
  • Víctimas y familiares de desaparición requieren políticas públicas eficientes que respondan a las necesidades expresadas por ellas y las colectividades en que se agrupan.

El día de ayer una Misión de Observación conformada por Amnistía Internacional México, Serapaz, la Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos Todos los Derechos para Todas y Todos (Red TDT), CodigoDH y Tequio Jurídico de Oaxaca con el acompañamiento de Brigadas Internacionales de Paz (PBI) y la CNDH sostuvo diversos encuentros tanto en Chilapa como en Chilpancingo con familiares de víctimas de desaparición forzada y con miembros de organizaciones de defensa de derechos humanos del estado de Guerrero.

De la misma forma se realizó un recorrido por diversas comunidades de la zona que han sufrido desplazamiento forzado. Como resultado de dichas actividades han decidido sumarse a la Alerta Defensa DH emitida por la Red TDT para las personas y organizaciones defensoras de derechos humanos del estado de Guerrero y realizan un enfático llamado al gobierno del estado a garantizar derechos de víctimas, comunidades y personas y organizaciones defensoras de derechos humanos en el Estado.

En cuanto a la situación de las personas familiares de víctimas de desaparición forzada, la Misión de Observación atestiguó el dolor y la impotencia derivados de la impunidad e indolencia de las autoridades responsables de garantizar el acceso a la justicia para víctimas y familiares. De la misma manera los testimonios apuntaban claramente a una deficiente estructuración de las políticas públicas enfocadas a atender esta problemática. La Misión plantea la necesidad de que la atención a estas personas se dé con base en los principios rectores para la atención del desplazamiento interno de la ONU.

En este sentido la Misión hace un llamado a los distintos niveles de gobierno a establecer políticas públicas que efectivamente ofrezcan apoyo a este sector de la sociedad, comenzando por construir de manera conjunta dichas políticas. De la misma manera pensamos que la exigencia de los colectivos de víctimas de aprobar una ley de desaparición acorde con sus exigencias en el plano federal es un primer paso al que debe de seguir el compromiso de los gobiernos estatales.

La Misión desea expresar su solidaridad irrestricta con las comunidades que en los últimos dos años han sufrido desplazamiento forzado. A pesar de que las comunidades visitadas tienen importantes índices de retorno, el temor expresado por los pobladores, las milpas que aún están abandonadas, así como la irregularidad en el funcionamiento de los servicios públicos como la educación y la salud, son muestras de la deuda que el Estado tiene con estas comunidades. En contraste, nos parece alarmante la normalización de la presencia militar en distintos municipios del estado de Guerrero son una muestra del incorrecto enfoque de la presencia estatal que restringe derechos en lugar de garantizarlos.

Finalmente deseamos expresar nuestra preocupación por la estigmatización en contra de personas defensoras de derechos humanos, tanto por parte de actores estatales como no estatales. Pretender que las personas defensoras asuman responsabilidades del Estado en cuanto a señalar a presuntos responsables, o que nieguen asesoría a las personas a partir de negarles la presunción de inocencia, es una muestra del desconocimiento de nuestro marco legal y de la importancia del debido proceso en una democracia.

El papel de las personas defensora reside en la defensa, promoción y reivindicación de los derechos humanos independientemente de la situación jurídica de las personas y comunidades. Cabe señalar que ello no es un obstáculo para que las organizaciones tengan un trabajo fundamental con las personas en el territorio que es reconocido y acompañado  por diversas instancias nacionales e internacionales. Muestra de ello es esta Misión de observación.

Por ello reiteramos nuestro interés en sostener una reunión con las más altas autoridades estatales para conocer de primera mano su enfoque en torno a estas problemáticas y tratar de colaborar con ellas en la construcción de mecanismos de solución que consideren los más altos estándares del derecho internacional de los derechos humanos. Somos plenamente conscientes de que el actual momento de emergencia nacional  plantea urgencias ineludibles, pero al mismo tiempo reiteramos la necesidad de no dejar de lado asuntos tan impostergables como los observados durante esta Misión.

En esta lógica haremos del conocimiento de los medios de comunicación la nueva fecha de reunión con el gobernador y distintos miembros de su gabinete para dar seguimiento a estos relevantes temas de la agenda Guerrerense.

 

Para mayor información y gestión de entrevistas
en torno a las actividades de la misión de Observación
es posible contactar a:

Quetzalcoatl g. Fontanot
Comunicación Red TDT
comunicacion@redtdt.org.mx
cel 55 3648 1344

 

Los voceros de la mesa fueron (de Izquierda a derecha):

Alister Guerrero | Serapaz

Raquel Aguilera | Amnistía Internacional México

Fernando Ríos Martínez ¡ Red TDT

Abel Barrera | Tlachinollan

 


Misión Humanitaria condena el oportunismo político ante la tragedia en Oaxaca. Revista Proceso

OAXACA, Oax. (apro).- El desastre natural ocurrido en el Istmo de Tehuantepec, que enlutó 78 hogares, dejó al descubierto la pobreza, pero también la incapacidad gubernamental, la falta de coordinación en la distribución de la ayuda humanitaria, el uso discrecional de los escasos recursos que han llegado a la zona y, sobre todo, la miseria humana reflejada en el oportunismo político.

Así lo dio a conocer la Misión de Observación Humanitaria integrado por el Centro de Derechos Humanos Tepeyac, el Comité de Defensa Integral de Derechos Humanos Gobixha, Oxfam México, Proyecto sobre Organización, Desarrollo, Educación e Investigación, Proyecto de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (ProDESC), Servicios para una Educación Alternativa y Tequio Jurídico, que coinciden en que las necesidades básicas urgentes de las personas afectadas por el sismo no han sido cubiertas.

En otros lugares sorprendieron entregas de ayuda a nombre del senador del PT, Benjamín Robles Montoya, del diputado del PRI, Samuel Gurrión, también hay fotografías de diputados del PRD donde hasta hacen un puente para entregar los apoyos a nombre de su partido.

En el peor de los casos, hay presidentes municipales que confiscan despensas y se las llevan a su domicilio en lugar de llevarlos a los albergues o como en San Francisco Ixhuatán donde hay tres albergues, uno del PRI, otro del PRD y el tercero del PAN.

Otra irregularidad que observaron fue “la danza de las cifras”, que no son congruentes y por eso se mueven de muy poco hasta mucho. Muestra de ello es que primero decían que eran 600 mil damnificados, luego subió a 800 mil y hasta un millón y ahora dicen que son alrededor de 300 mil.

También tomaron nota de que los secretarios de Estado hacían un pequeño recorrido, se bajaban en dos o tres lugares, se tomaban la foto y se regresaban a sus hoteles donde montaron sus oficinas provisionales, pero en áreas climatizadas, con café a la mano y comida a la carta.

Mencionaron el caso del secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, que iba un rato a Unión Hidalgo y luego regresaba al hotel Calli de Tehuantepec donde también se hospedó la Policía Federal.

O el caso del subsecretario de Gobernación, René Juárez Cisneros, quien ocupó la mitad del Hotel Santo Domingo y de ese confort hacían cuadrar cifras y “si no las inventamos” comentó uno de sus subordinados.

La titular de Sedatu, Rosario Robles, de plano reservó todo un hotel en Salina Cruz para su equipo y al final no quería pagar las habitaciones que no ocupó, denunciaron.

Juan Antonio López considera que las cifras oficiales no son creíbles porque los altos mandos iban a la foto y su personal no tienen preparación de cómo hacer un censo de viviendas dañadas y menos de damnificados.

Los gobiernos federal y estatal han involucrado a diferentes instancias gubernamentales (como las Secretarías de Energía y de Turismo y a la Comisión Nacional Forestal) que no tienen ni la capacidad ni la experiencia en este tipo de desastres para realizar diagnósticos de los inmuebles dañados.

También estaban censando mecánicos de los Ángeles Verdes o personal de la CFE cuando los que están capacitados son el INEGI o Sedesol.

La Misión Humanitaria

Tras el sismo del pasado 7 de septiembre, la Misión de Observación Humanitaria (MOH) recorrió la zona del Istmo de Tehuantepec en Oaxaca, atestiguando la falta de coordinación gubernamental en la distribución de la ayuda humanitaria y el uso discrecional de los escasos recursos que han llegado a la zona.

Las labores de reconocimiento las realizó en las comunidades de Ixhuatán, Juchitán de Zaragoza, Matías Romero, Río Pachiñe, San Dionisio del Mar, Pueblo Nuevo (Agencia Municipal de San Francisco del Mar), San Mateo del Mar, Santa María Xadani y Unión Hidalgo, afectadas por el sismo de magnitud 8.2.

El objetivo fue vigilar que la acción humanitaria se implemente bajo los principios de imparcialidad, neutralidad, humanidad e independencia operacional que dictan los más altos estándares del derecho internacional humanitario.

Lo que logró documentar es que existe una falta de coordinación interinstitucional en todas las zonas de desastre y no se actúa de manera pronta. En contraste, existe amplia presencia militar y de la Policía Federal en las diferentes comunidades visitadas.

Además, la ayuda humanitaria que ha llegado es deficiente e insuficiente. Las necesidades básicas urgentes de las personas afectadas por el sismo como el derecho al agua, a la alimentación y a la salud, entre otros, no han sido cubiertas. Adicionalmente, los esfuerzos de acopio y entrega de víveres desde la sociedad civil se han enfrentado a hostigamiento y, en algunos casos, el acopio ha sido decomisado.

Hizo hincapié que precandidatos y funcionarios públicos han caído en el oportunismo al condicionar la ayuda humanitaria entregándola únicamente a las personas cercanas al gobierno y los partidos políticos, algunos incluso recanalizan los víveres que llegan a la zona.

También algunas empresas privadas como las eólicas están jugando un papel protagónico en la respuesta, situación que no debería suplir las obligaciones del gobierno.

Y es que varias de estas empresas han tenido conflictos en algunas de estas comunidades por el desarrollo de megaproyectos y se desconoce si tienen las capacidades y el conocimiento para realizar las labores de respuesta bajo los más altos estándares del derecho internacional humanitario.

El coordinador del área de justica trasnacional en ProDESC, Juan Antonio López, reconoció que todos los partidos políticos sin excepción están lucrando políticamente con la tragedia lo que exhibe lo ruin y mezquinos que son porque hasta de la desgracia ajena hacen negocio.

El oportunismo político inicia desde el gobernador, porque a San Francisco del Mar pueblo viejo llegaron apenas 100 despensas que llevó la Secretaría General de Gobierno y al entregarlas hacían hincapié en que eran “de parte del gobernador Alejandro Murat y su esposa Ivette Morán”.

ver link: http://www.proceso.com.mx/503721/mision-humanitaria-condena-oportunismopolitico-ante-la-tragedia-en-oaxaca


RESPUESTA​ ​INADECUADA​ ​E​ ​INSUFICIENTE​ ​DE​ ​LOS​ ​TRES NIVELES​ ​DE​ ​GOBIERNO​ ​ANTE​ ​DESASTRE​ ​POR​ ​SISMO​ ​EN OAXACA:​ ​ONGs

MOH_OAX092017_vf2

RESPUESTA​ ​INADECUADA​ ​E​ ​INSUFICIENTE​ ​DE​ ​LOS​ ​TRES NIVELES​ ​DE​ ​GOBIERNO​ ​ANTE​ ​DESASTRE​ ​POR​ ​SISMO​ ​EN OAXACA:​ ​ONGs

● Las necesidades básicas urgentes de las personas afectadas por el sismo no han sido cubiertas.

● ONGs denuncian el oportunismo de partidos políticos y precandidatos.

● La presencia de empresas en la zona no sustituye la obligación del gobierno de atender a las personas afectadas.

Ciudad de México 18 de septiembre, 2017.- ​Tras el sismo del pasado 7 de septiembre, siete organizaciones expertas de la sociedad civil conformaron una Misión de Observación Humanitaria (MOH) que recorrió la zona del Istmo de Tehuantepec en Oaxaca, atestiguando la falta de coordinación gubernamental en la distribución de la ayuda humanitaria y el uso discrecional de los escasos recursos que han llegado a la zona.

La MOH llevó a cabo labores de reconocimiento del 11 al 14 de septiembre en las comunidades de Ixhuatán, Juchitán de Zaragoza, Matías Romero, Río Pachiñe, San Dionisio del Mar, Pueblo Nuevo (Agencia Municipal de San Francisco del Mar), San Mateo del Mar, Santa María Xadani y Unión Hidalgo, afectadas por el sismo de magnitud 8.2. El objetivo fue vigilar que la acción humanitaria se implemente bajo los principios de imparcialidad, neutralidad, humanidad e independencia operacional que dictan los más altos estándares del derecho internacional humanitario.

Los hallazgos más relevantes de la Misión de Observación son:

● Existe una falta de coordinación interinstitucional en todas las zonas de desastre y no se actúa de manera pronta. En contraste, existe amplia presencia militar y de la policía federal en las diferentes comunidades visitadas.

● La ayuda humanitaria que ha llegado es deficiente e insuficiente. Las necesidades básicas urgentes de las personas afectadas por el sismo como el derecho al agua, a la alimentación y a la salud, entre otros, no han sido cubiertas. Adicionalmente, los esfuerzos de acopio y entrega de víveres desde la sociedad civil se han enfrentado a hostigamiento y, en algunos casos, el acopio ha sido decomisado.

● Los gobiernos federal y estatal han involucrado a diferentes instancias gubernamentales (como a las Secretarías de Energía y de Turismo y a la Comisión Nacional Forestal) que no tienen ni la capacidad ni la experiencia en este tipo de desastres para realizar diagnósticos de los inmuebles dañados.

● Precandidatos y funcionarios públicos han caído en el oportunismo al condicionar la ayuda humanitaria entregándola únicamente a las personas cercanas al gobierno y los partidos políticos, algunos incluso recanalizan los víveres que llegan a la zona.

● Algunas empresas privadas están jugando un papel protagónico en la respuesta, situación que no debería suplir las obligaciones del gobierno​. Varias de estas empresas han tenido conflictos en algunas de estas comunidades por el desarrollo de megaproyectos y desconocemos si tienen las capacidades y el conocimiento para realizar las labores de respuesta bajo los más altos estándares del derecho internacional humanitario. Las organizaciones firmantes hacemos un llamado al gobierno federal para que atienda las siguientes recomendaciones​:

1. Todos los niveles de gobierno tienen la obligación de proteger y garantizar los derechos humanos de todas las personas y colocarlos en el centro de los esfuerzos de atención y respuesta, priorizando el derecho al agua y a un techo seguro para las personas afectadas por el sismo.

2. La entrega de ayuda humanitaria debe reconocer las diferentes necesidades de la población sin discriminación alguna, incluyendo a mujeres, niñas, niños, personas de la tercera edad y personas de origen indígena.

3. El gobierno federal debe iniciar las labores de reconstrucción en calidad de urgencia con un enfoque de prevención de desastres.

4. Proveer a las personas de un refugio digno debe ser una prioridad, de lo contrario, esto podría provocar que la situación se agrave aún más dado que la temporada de huracanes termina hasta noviembre.

5. Los esfuerzos de reconstrucción deben contemplar la recuperación de los medios de vida y la economía local, ya que las personas afectadas no sólo perdieron sus hogares sino también sus bienes materiales, sus negocios y sus fuentes de empleo.

Esta situación de crisis se suma a las condiciones preexistentes de exclusión, desigualdad y pobreza en las que se encontraban muchas personas y comunidades de la región visitada. Por ello, la MOH enfatiza que ante la grave situación de desastre provocada por el sismo las personas afectadas son titulares de derechos, NO objetos de ayuda, y por ello su voz debe ser escuchada en primer lugar durante esta etapa de respuesta y​ ​la​ ​futura​ ​etapa​ ​de​ ​reconstrucción​ ​y​ ​recuperación.

Las organizaciones que conforman la Misión de Observación de Ayuda Humanitaria son: El Centro de Derechos Humanos Tepeyac del Istmo de Tehuantepec, el Comité de Defensa Integral de Derechos Humanos Gobixha (Codigo DH), Oxfam México, Proyecto sobre Organización, Desarrollo, Educación e Investigación (PODER), Proyecto de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (ProDESC), Servicios para una Educación Alternativa (Educa) y Tequio Jurídico.

Para concretar entrevistas favor de contactar a Mariana Alvarado marianaalvarado@oxfammexico.org Cel: 5510535751