Mujeres Oaxaqueñas Tejiendo Comunidad se da a conocer públicamente.

PRONUNCIAMIENTO

Hoy 23 de noviembre de 2022, en el día Nelachi del calendario zapoteca; día para hacernos tejido, para unir nuestras fortalezas, nuestro corazón, nuestras luchas nuestras apuestas y nuestros dolores, nos damos a conocer por medio de este posicionamiento político en el marco del 25 de noviembre día internacional de eliminación de la violencia contra la mujer: no más violencias patriarcales, capitalistas y feminicidas para nosotras las mujeres y la  niñez.

Quiénes somos:
Estas que somos, un grupo de mujeres, colectivas, feministas, organizaciones sociales y civiles; algunas conformadas por mujeres y otras mixtas, quienes formamos parte de sindicatos,  comunidades originarias, barrios, colonias, guardianas del legado de nuestras ancestras, abuelas y madres Zapotecas, Mixtecas-ÑuSavi, Mixes-Ayuuk, Chatinas, Chontales, Cuicatecas, Chinantecas, Huaves-Ikoots, Mazatecas, Triquis, Tacuates, Afromexicanas, Ixcatecas, Chocholtecas, Zoques y Mestizas, quienes compartimos este territorio, que lo habitamos, defendemos y reconfiguramos todos los días, salimos al espacio público para decirle al mundo que hemos construido un tejido colectivo para seguir caminando juntas, hombro con hombro, codo a codo y de corazón a corazón.

Nos hemos articulado desde la riqueza de la diversidad para acuerparnos, sanarnos, fortalecernos y acompañarnos frente a todas las violencias que este sistema capitalista, patriarcal, colonialista y racista, ha ejercido históricamente en nuestra contra y hemos acordado seguir vivas.

Considerando que el primero de agosto de 2006 es un hito de la participación sociopolítica de las mujeres de Oaxaca al hacer la “marcha de las cacerolas” y la toma del canal 9, en el que cientos de mujeres salieron a tomar la calle  en repudio al gobierno corrupto, autoritario y represor del ex gobernador priista, el asesino Ulises Ruiz Ortíz, por ello, en el aniversario 15; el 1 de agosto de 2021, nos reencontramos y encontramos con el mismo ímpetu de transformación y volvimos a tomar la calle por las injusticias, represión y violencias de entonces y las de ahora, desde entonces hemos caminado juntas en un proceso de construcción colectiva, horizontal, participativa y acuerpada mediante encuentros, asambleas, talleres y reuniones con participación de mujeres de todas las regiones para conformar: “Mujeres Oaxaqueñas Tejiendo Comunidad” desde donde vamos a seguir entretejiendo colectividad, resistencia y fortaleza para las otras y para nosotras.

Por qué nos organizamos:

Este tejido plural, diverso, multicolor lo hemos construido frente a la situación que nos aqueja, en nuestro cuerpo como primer territorio, que ha sido objeto de sometimiento y apropiación histórica; en nuestros territorios comunitarios-originarios que están viviendo el despojo, la imposición de megaproyectos extractivista amparados en un paradigma de “desarrollo” que se alimenta de la voracidad, de las violencias, racismo, de la inconsciencia y del consumismo; en nuestros núcleos poblacionales que en el campo y la ciudad están siendo penetrados en todos los ámbitos por las redes del crimen organizado.

En lo que va del presente sexenio del 1 de diciembre de 2016 al 22  noviembre de 2022,  encabezado por Alejandro Murat Hinojosa 715 mujeres han sido víctimas de feminicidio [1],  1989 mujeres y jóvenes víctimas de desaparición.

Frente a las 715 mujeres a las que su vida ha sido arrebatada, resquebrajando todo el tejido social,  nos articulamos para decir ¡Basta! Para exigir justicia, verdad y reparación  por las vidas que fueron arrebatadas y por las que familias y comunidades que han sido trastocadas a causa de la inacción y complicidad con  la violencia feminicida.

La violencia feminicida que de manera cotidiana nos acosa en los espacios públicos, en los espacios privados, que pretende disponer de nuestros cuerpos y culpabilizarnos.

Para resistir a los proyectos de muerte y destrucción que acosan a nuestros territorios y atentan contra nuestra madre tierra y nuestras formas de vivir, que nos criminalizan y dividen. Que reproducen prácticas machistas.

Para evidenciar que  la precarización de la vida que se ensaña más con las mujeres y las niñas, profundiza las brechas de desigualdad de género y nos privan de los derechos humanos fundamentales.

Para cuestionar y criticar los modelos de vida capitalista que pretenden acabar con la sabiduría de nuestras ancestras y desligarnos de nuestras prácticas de salud y espirituales que nos han acompañado y fortalecido.

Frente al despojo de nuestras culturas, nuestros bordados y los saberes tradicionales que forman parte de nuestras identidades y memorias como pueblos originarios.

Frente a la recurrente falta de reconocimiento de todos nuestros aportes en las comunidades, en las ciudades y colonias así como  los intentos de acabar con nuestra participación en todos los espacios de organización política.

Frente a las violencias machistas en las familias, en las comunidades que ridiculizan y minimizan nuestros aportes.

Hacia dónde vamos:

Caminaremos manteniendo la vida como principal horizonte, construyendo nuestras formas de justicia, afrontamiento,  sanación y reparación de los daños ocasionados por el capitalismo, el patriarcado, el racismo y el colonialismo. Vamos caminando juntas celebrando la diversidad y respetando las diferencias que nos conforman.

Desafiamos el patriarcado; que ha pretendido imponerse como forma de dominación sobre nuestra vida, resistimos al capitalismo y al extractivismo; que ha despojado nuestros territorios y pretende exterminarlos, despreciamos el racismo; que jerarquiza una vida por encima de la otra, que excluye y mal mira nuestra piel, repudiamos el colonialismo que llegó a nuestros territorios hace 530 años y se afianzó en el Estado Nación, que desprecia nuestras raíces y nuestra autonomía.

Construimos espacios políticos de escucha, donde las mujeres tomamos la palabra y levantamos la voz. Cimentamos espacios seguros, donde podemos sentirnos acompañadas y protegidas de las violencias. Germinamos espacios de esperanza, donde las mujeres nos sentimos libres, seguras y sin miedo.

Qué exigimos:

Estamos a 4 años de la alternancia en la Presidencia de la República, terminando el Sexenio de Impunidad y complicidad de Alejandro Murat, arribando a una nueva  gestión que se ha autodenominado “Primavera Oaxaqueña”, de ahí que exigimos:

No más violencia feminicida, machista y patriarcal para las mujeres en nuestro estado de Oaxaca. ¡Ni una más, ni una asesinada más!

Memoria digna y justicia para las 715 mujeres han sido víctimas de feminicidio y para sus familias. Condiciones para las y los huérfanos víctimas del feminicidio de sus madres.

Justicia, Verdad y Reparación a todas y cada una de las víctimas de violencia feminicidio, feminicidio y desaparición.

Garantías para la labor de defensa de derechos humanos y libertad de expresión, cese inmediato a la criminalización de las personas defensoras y a los procesos de defensa del territorio y de la vida de los pueblos.

No más proyectos de muerte, proyectos extractivos que se instalan con violencia en las 8 regiones del estado de Oaxaca, todos atentando  contra la vida de la madre tierra, de los territorios donde las mujeres habitamos.

Exigimos que haya políticas de estado que garanticen el derecho a una alimentación sana y nutritiva para la niñez y la adolescencia.

Exigimos se garantice de manera efectiva el derecho al aborto en todo el estado.

Ponderar el derecho a la consulta y el respeto a las comunidades frente a los proyectos extractivistas de muerte y saqueo.

Estas colectividades estaremos vigilantes y actuantes frente, ya no es tiempo de simulación ni de complicidad, interpelamos a la nueva gestión a que tome con seriedad su mandato, se debe a las mujeres, hombres y comunidades, no debe haber ningún motivo para actuar en contra ni menoscabar los derechos humanos en Oaxaca.

Oaxaca, estado de la Resistencia, a 23 de Noviembre del 2022

Atentamente

Mujeres Oaxaqueñas Tejiendo Comunidad

Colectiva Mujer Nueva, Colectiva “Maestras de la 22”, Tequio Jurídico A.C., Centro Universitario Comunal de San Antonio Huitepec, Universidad Autónoma Comunal de Oaxaca de San Antonio Huitepec (UACO), Organizaciones Indias por los Derechos Humanos en Oaxaca (OIDHO), Servicios para una Educación Alternativa A.C. (EDUCA), Centro de Apoyo para la Educación y Creatividad Calpulli, A.C., Consorcio para el Diálogo Parlamentario y la Equidad Oaxaca, A.C., Ojo de Agua Comunicación, Centro de Apoyo al Movimiento Popular Oaxaqueño, A.C. (CAMPO), Grupo de Estudios sobre la Mujer “Rosario Castellanos” (GESMujer), Consejo Autónomo de las Mujeres de la Asamblea de la API, Unión Campesina Indígena de Oaxaca “Emiliano Zapata” (UCIO-EZ), Universidad de la Tierra Oaxaca, A.C. (UNITIERRA), Colectiva Chicatanas, Coordinadora Estatal de Padres de Familia Oaxaca, Servicios Universitarios y Redes de Conocimientos en Oaxaca, A.C. (SURCO) y Espiral por la Vida. (Foto proporcionada por Wendy y Lety Pacheco)